¿Qué es una inmobiliaria y cómo funciona?

 El sector inmobiliario forma parte de un mercado muy activo que, a pesar de sus altibajos, siempre está deseoso de expandirse y entablar nuevos debates. El objetivo principal de una empresa inmobiliaria es actuar como intermediario en la venta, la construcción y el arrendamiento de bienes inmuebles.

Normalmente, una empresa inmobiliaria tiene una oficina o un local donde se puede visitar y discutir las posibilidades disponibles, pero hoy en día, se puede contactar con un agente inmobiliario visitando la página web de la empresa y haciendo consultas a través de las redes sociales o el correo electrónico.

La empresa inmobiliaria actúa como intermediaria, tomando medidas para acercar a las partes implicadas en la transacción. La organización entiende el mercado y le proporciona la información que necesita para realizar una operación fiable a un coste razonable y en un tiempo más corto como cliente.

Es ventajoso que comprenda que el trabajo de la agencia inmobiliaria conlleva una serie de trámites administrativos que no tendrá que realizar usted mismo; una vez que confíe su propiedad a la empresa, ésta se encargará de todo lo necesario para encontrar al cliente perfecto. Desde la valoración de la propiedad hasta la comercialización y la búsqueda de un comprador, podemos ayudarle.


¿Qué es un desarrollador inmobiliario?

Un empresario o una empresa consolidada pueden ser desarrolladores inmobiliarios. El promotor diseña una idea, luego la hace realidad sobre el papel y, finalmente, sobre el terreno. Entre las empresas más conocidas de México en este sector se encuentra Inmobiliaria Abilia.

El desarrollador inmobiliario se encarga de cada parte del proyecto, incluida la adquisición del terreno, la zonificación, el diseño, la ingeniería, la financiación, la construcción y la venta o el alquiler de la propiedad.


Se necesitan años de experiencia para convertirse en desarrollador inmobiliario, pero el resultado final puede ser gratificante tanto profesional como económicamente.

Cuando se trata de ser un desarrollador inmobiliario, la experiencia es vital, pero no hay un libro de reglas fijo que dicte quién puede hacerlo, y no hay un único camino para una carrera exitosa en la inversión inmobiliaria.